Régimen económico-matrimonial

A la hora de contraer matrimonio, se producen en la pareja una serie de efectos patrimoniales relacionados con la organización económica del matrimonio. Esto se gestiona a través del régimen económico-matrimonial, que regula el patrimonio común e individual de los cónyuges y cómo se relacionan con terceros ajenos al vínculo matrimonial.

El acuerdo del tipo de régimen económico-matrimonial se deja patente en las capitulaciones matrimoniales, un documento que puede realizarse tanto antes como después de la celebración del matrimonio.


Tipos de régimenes económico-matrimoniales

Sociedad de gananciales

En este modelo de régimen económico-matrimonial, también conocido como régimen de bienes gananciales, las ganancias obtenidas por ambos de los cónyuges pertenecerán a ambos de forma indistinta. Tanto los bienes como el dinero e incluso las deudas contraídas durante el matrimonio pertenecerán de igual forma a ambos integrantes de la pareja.

Algunos de los bienes gananciales que se ponen en común en este régimen son los ingresos obtenidos por el trabajo de los cónyuges, los intereses derivados de sus ganancias, y todas las empresas y sociedades que se formen durante el periodo de vigencia del vínculo matrimonial.

También debemos distinguir los conocidos como bienes privativos, aquellos que pertenecen de forma exclusiva e individual a cada miembro de la pareja y que no se ponen en común. Están conformados por las ganancias obtenidas con antelación a la celebración del matrimonio, bienes obtenidos por donación o herencia a título gratuito, objetos personales y otros.


Separación de bienes

En la separación de bienes cada cónyuge conserva la propiedad y la administración de sus bienes personales, tanto los adquiridos antes del matrimonio como durante el mismo.

Este régimen es muy recomendado cuando uno de los integrantes de la pareja sea empresario o autónomo independiente y dirija un negocio con un patrimonio elevado. De esta forma, se garantiza el poder poseer el total control sobre este patrimonio.


Régimen de participación

En este régimen el matrimonio funciona como si se hubiera inscrito en separación de bienes, pero en el momento de la separación o divorcio cada cónyuge será partícipe de las ganancias o pérdidas en su patrimonio.



Es importante recalcar que el régimen que se aplica por defecto es el de bienes gananciales –con excepción de algunas CCAA-, por lo que si la pareja desea modificar el régimen deberá hacerlo patente en las capitulaciones matrimoniales para poder escoger entre el régimen de separación de bienes o el de participación.

El régimen puede modificarse cuando se necesite a lo largo del matrimonio, mediante una escritura pública autorizada por Notario. También pueden someterse a un plazo o condición, por ejemplo, que el régimen económico-matrimonial se modifique a partir del nacimiento del primer hijo.


Liquidación del régimen económico-matrimonial

Cuando el matrimonio decide divorciarse y romper su vínculo matrimonial, en los supuestos en los que rija el régimen de bienes gananciales o de participación se deberá realizar una liquidación del régimen económico matrimonial. En los casos en los que exista separación de bienes no será necesario realizar dicha liquidación, puesto que no existe una masa común de bienes y derechos.

Este procedimiento consiste en la repartición de los bienes, modificando la propiedad común que poseían ambos sobre estos bienes para pasar a formar parte de la propiedad individual de cada uno tras la disolución del matrimonio. Este proceso se hará patente en el convenio regulador, un documento que regula la situación en la que queda la pareja tras el fin del matrimonio.

La liquidación se producirá por un acuerdo, si lo hubiera, entre los consortes, o bien será el Juez el que lo determine en caso de estar envueltos en un proceso de divorcio contencioso. Para ello, es muy recomendable la ayuda de un abogado experto en Derecho de Familia, que le asesorará a Ud. y a su pareja durante todo el proceso, ofreciéndole toda la información y asesoramiento que necesiten.


¿Cómo se realiza una liquidación del régimen económico-matrimonial?

En primer lugar, habrá que hacer un inventario de los bienes matrimoniales, haciendo una valoración económica de cada uno de ellos. Tras eso, se cancelarán todas las deudas si las hubiese, y para finalizar, se formarán dos lotes que serán adjudicados a cada miembro de la pareja.

Para comenzar con el procedimiento de la liquidación se pueden tomar dos vías distintas, dependiendo de si el divorcio es de mutuo acuerdo o contencioso.

  • La liquidación del régimen de mutuo acuerdo se puede realizar mediante la intermediación de un notario, o incluirlo en el convenio regulador que se presente junto a la demanda de divorcio.
  • Si se toma la vía contenciosa en caso de no haber acuerdo entre los cónyuges, será el Juez que lleve el caso el que dictamine la liquidación del régimen económico-matrimonial. Este proceso será mucho más largo y tedioso, pudiéndose prolongar durante años.

En ambos supuestos será muy recomendable el acudir a un bufete de abogados expertos en Derecho Familiar, que le asistirán durante todo su proceso de divorcio y le ayudarán con la liquidación del régimen económico matrimonial. En Abastur Abogados Asesores, nuestro despacho de abogados en Oviedo y Avilés-Corvera de Asturias le ofrecerá toda la información necesaria acerca de este procedimiento. No dude en contactar con nosotros y solicitar más información.

Contacte ahora con nuestro despacho de abogados en Oviedo

¿Busca un abogado de divorcio en Oviedo o en Avilés-Corvera de Asturias?

En nuestro despacho contamos con abogados especialistas en Derecho de Familia