que pasa con la hipoteca después de un divorcio

06/08/2020


Cuando una pareja se divorcia con una vivienda en común, siempre surge la misma pregunta ¿Qué pasará con la hipoteca tras el divorcio?

La respuesta puede variar dependiendo de la situación de la pareja por eso hay que estudiar detenidamente su caso, para determinar la mejor solución en cuanto a la hipoteca que tienen en común.

En un divorcio de mutuo acuerdo, los cónyuges ya han hablado de este tema y han puesto una solución en la cual los dos están de acuerdo.

Si no hay acuerdo entre ambas partes, el juez determinará quien vivirá en la vivienda común, en este caso si tienen hijos menores de edad en común, la vivienda pasará a ser parte de quien tenga la custodia.

En el caso de que no haya hijos, aquel que tenga menores ingresos será quien disponga de la casa.

Sin embargo, existen otras soluciones respecto a quien se queda la vivienda o quien deberá pagar la hipoteca después del divorcio:

  • Poner en venta la vivienda y cancelar la hipoteca respondiendo a las deudas
  • Realizar una dación en pago
  • Novación hipotecaria


Dación en pago

En el caso de que el banco de la opción de dación en pago, deberá de considerarse si quiere entregar la vivienda hipotecada al banco para cancelar la deuda pendiente. De esta forma se evitará la sanción hipotecaria por la cancelación de la hipoteca.

Sin embargo, no todos los bancos darán esta opción, pero siempre se puede negociar con la entidad.



Vender la vivienda

Vender la vivienda sería otra opción, de esta forma ninguno de los dos será el propietario. La deuda de la hipoteca se podrá hace frente mediante el importe recibido de su venta. Cada uno recibirá su parte por igual.

El comprador podrá asumir la deuda al adquirir el inmueble. Se deberá acudir al banco con el comprador para tramitar una hipoteca subrogada. El banco estudiará al comprador para comprobar que podrá hacer frente a la hipoteca y así evitar cualquier fraude que pueda producirse.

El comprador una vez aceptado por el banco, deberá de realizar el pago de todas las cuotas futuras y pasadas en el caso de que haya algún atraso.

Aunque el dinero recibido por la compra de la vivienda sea más bajo, esta sigue siendo una opción interesante para considerar ya que los antiguos propietarios no deberán pagar por la cancelación de la hipoteca.

Si el banco no acepta al comprador para tramitar una subrogación de la hipoteca, el vendedor puede seguir con el procedimiento y realizar un contrato de deuda con el comprador, esto querrá decir que el comprador tendrá que pagar de forma mensual la cuota de la hipoteca. En el caso de que el comprador deje de pagar la deuda, el banco se dirigirá al vendedor y si no hay una respuesta por parte del comprador, el titular deberá de hacer frente a ella.



Extinción del condominio

Otra forma muy fácil para solucionarlo, sería que uno de los cónyuges venda su parte a la otra, aunque sería mucho más fácil y esto supondría un ahorro fiscal menor alrededor de 1% del valor de la vivienda, una extinción del condominio. Esto sería una cesión de su parte de la propiedad a la otra.

Se suele aportar una compensación económica, pero otras veces no suele ser así.

Novación de la hipoteca

Aunque la propiedad haya sido cedida al otro cónyuge, el pago de la hipoteca sigue vigente entre los dos cónyuges por lo que, si uno de los cónyuges desea dejar de pagar la hipoteca, tendrá que acudir al banco para cancelar su parte y atender a la novación de la hipoteca, es decir que la hipoteca pasará a nombre del otro cónyuge propietario de la vivienda.



Pago de la hipoteca al 50%

El pago de la hipoteca siempre será al 50% independientemente de quien viva en la casa. Es un reparto equitativo a no ser que se pida iniciar la novación de la hipoteca.

Mientras se decide por una solución referente a la hipoteca, ambos propietarios deberán de pagar la hipoteca a partes iguales.

El pago no va a cambiar sea cual sea la situación económica de un cónyuge respecto al otro.



¿Qué pasa si un cónyuge no paga su parte de la hipoteca?

Si un cónyuge decide no pagar su parte de la hipoteca, el otro tendrá que pagar esa parte para no perder la casa y no responder a deudas. También puede acudir al juzgado para solucionarlo, en este caso, el cónyuge que debe su parte de la hipoteca tendrá que responder rápidamente o empezará a ser embargado de sus bienes.



Uno de los mayores problemas del divorcio es la tramitación de una hipoteca en común. Es una situación muy habitual cuando dos personas que han contraído matrimonio deciden adquirir una vivienda en común y con el tiempo deciden separarse. La resolución dependerá principalmente del tipo de divorcio y de cómo quieren ambos cónyuges hacer frente a la hipoteca o a su disolución. Si está en medio de una separación o divorcio con hipoteca en común, nuestros abogados especialistas en derecho de familia le aconsejarán la mejor opción para su situación.

Contacte ahora con nuestro despacho de abogados en Oviedo

¿Busca un abogado en Oviedo o en Avilés-Corvera de Asturias?

Contacte de inmediato con nuestro despacho. Podemos ayudarle.